En ligne

La Catedral de Notre Dame: joya de la arquitectura gótica en París

Buenos planes par salir en Paris
La catedral de Notre Dame se constituye como una de las principales atracciones turísticas de la capital francesa, no solo por su belleza arquitectónica y su espectacular e imponente fachada, sino a toda la historia que encierra dentro de si. De esta forma, si usted planea pasar sus vacaciones en la ciudad luz, no puede dejar de visitar una de las muestras más importantes del arte gótico.

La catedral de Notre Dame está ubicada en el corazón de París, sobre la llamada isla de la Cité, la cual, bañada por los dos brazos del río Sena, fue la cuna de la tribu de los Parisi, considerados como los primeros habitantes de la ciudad. Su construcción comenzó en el año 1160 después de Cristo, y duró aproximadamente 200 años. Desde ese entonces, hasta nuestros días, ésta ha sido objeto de múltiples renovaciones.

La catedral de Notre Dame es considerada como una de las catedrales góticas más importantes de Europa. Declarada como patrimonio mundial de la UNESCO, Notre Dame recibe cada año aproximadamente 12 millones de visitantes, atraídos por sus majestuosos vitrales, por la estructura de sus bóvedas y arbotantes, por la perfección de sus esculturas y por la imponencia de su órgano.

Adicionalmente, la catedral de Notre Dame posee una importante colección de pinturas y de reliquias religiosas, entre las cuales se destacan la corona de espinas de Cristo y un fragmento de su verdadera cruz. Esta construcción es considerada igualmente como el punto cero, a partir del cual se empieza a contar la distancia que hay entre París y las diferentes ciudades de Francia. 

En su visita a la catedral de Notre Dame, no olvide subir a sus famosas torres, donde usted podrá disfrutar de una maravillosa vista panorámica de la ciudad en compañía de las legendarias gárgolas, figuras de piedra que representan generalmente una mezcla entre animales y seres humanos, y que en épocas medievales eran consideradas como las encargadas de ahuyentar las fuerzas del mal.